IP News

Switch to desktop Register Login

COLOMBIA: Santos prioriza el diálogo

Santos señala que “ya no procede” la ofensiva militar contra las FARC

Transcurridas dos semanas sin violencia desde el alto el fuego de la guerrilla, el presidente colombiano remarca la prioridad del diálogo

ELIZABETH REYES L. Bogotá 6 Enero, 2015
Fuente: El Pais 

Juan Manuel Santos (centro), este lunes en Cartagena de Indias (Colombia) acompañado de Humberto De la Calle (izquierda), jefe del equipo negociador con las FARC, y su Comisionado para la Paz Sergio Jaramillo. / J. P. BELLO (EFE)

Una de las reglas a la que se han ceñido los diálogos de paz entre la guerrilla de las FARC y el gobierno de Colombia es que mientras se negocia la terminación del conflicto armado, la guerra continua en las selvas del país. Así ha ocurrido a lo largo de los dos últimos años en los que el Gobierno y la guerrilla han avanzado lentamente en acuerdos sobre una agenda de seis puntos. Pero ahora, esta regla podría cambiar debido a los avances en los diálogos y a que la guerrilla decretó desde el 20 de diciembre un alto al fuego indefinido que por el momento ha cumplido, según lo reconoció este lunes el presidente Juan Manuel Santos.

Tras tres días de reuniones en Cartagena de Indias con su equipo negociador y expertos internacionales que lo asesoran en los diálogos de paz, Santos afirmó que de ahora en adelante su Gobierno se moverá “más rápido para buscar el camino de la paz” y no el de la guerra.

"Hasta ahora hemos seguido esa máxima, que se hizo famosa por el exprimer ministro israelí Isaac Rabin, que decía que había que negociar como si no existiese la guerra o el conflicto, y había que mantener la ofensiva militar como si no existiese proceso de paz. Pero los avances en las negociaciones nos indican que ahora son otras las circunstancias y que esta desconexión ya no procede", aseguró Santos a la prensa sin mayores detalles de los cambios que podrían venir. Lo que sí dijo es que la paz debe reforzar la seguridad de los colombianos, no debilitarla, por lo que aseguró que su Gobierno tomará “todas las medidas para asegurar que así sea”.

Bajarle la intensidad al conflicto armado -o desescalarlo como lo llaman en Colombia- ha sido uno de los temas en los que se ha centrado el proceso de paz después de que la guerrilla secuestrara en noviembre a un general del Ejército, provocando la suspensión de las negociaciones hasta que fue liberado dos semanas después del plagio. Luego vino el anuncio de la guerrilla, inédito en 50 años de confrontación, de una tregua indefinida, que fue valorada por Santos, aunque rechazó algunas condiciones de la guerrilla como que se levantaría si eran atacados por las Fuerzas Armadas, lo que algunos sectores de oposición interpretaron como una “trampa” para presionar un cese bilateral de hostilidades.

Ahora Santos ha vuelto a valorar la tregua de las FARC e invitó al Ejército de Liberación Nacional, ELN, la otra guerrilla de izquierdas, a unirse al alto al fuego. “Sobre este punto debemos reconocer que las FARC ha cumplido”, dijo el mandatario tras reunirse con expertos como William Uri de la Universidad de Harvard y el exguerrillero salvadoreño Joaquín Villalobos, entre otros. La guerrilla también liberó a un soldado que había sido secuestrado un día antes de iniciar el alto al fuego en medio de una emboscada que dejó cinco militares muertos, un hecho que fue repudiado por los colombianos. Con el ELN, Santos anunció en junio, a pocos días de las elecciones presidenciales, que estaba en una fase exploratoria para iniciar una diálogo. Sin embargo, pocos han sido los avances.


Aunque aún no está definida la fecha en que se reanudarán las conversaciones de paz, que se encuentran en receso por las fiestas navideñas, el mandatario colombiano aseguró que su equipo negociador regresará a La Habana, sede de los diálogos, con las instrucciones de acelerar el paso de las negociaciones de paz “para terminar lo más pronto posible y de una vez por todas con el conflicto armado”.


================================================
Relacionado:

Colombia: Ex presidente Uribe es investigado como responsable de 3.000 asesinatos

Lunes, diciembre 29, 2014

Los datos afloran y el círculo se estrecha: Álvaro Uribe Vélez, presidente de Colombia durante el período 2002-2010, es objeto de investigación por parte de la fiscalía de la Corte Penal Internacional de La Haya como posible autor de crímenes de lesa humanidad y, por tanto, imprescriptibles.
Todo indica que Uribe será acusado de ser inductor y organizador de acciones que causaron un número todavía indeterminado de asesinatos de campesinos y opositores políticos, acciones que fueron perpetradas por grupos paramilitares, miembros del ejército y agentes de las fuerzas de seguridad del Estado.

De hecho, el que fue jefe de los servicios secretos bajo el mandato de Uribe, Jorge Noguera, que el año pasado fue encarcelado y procesado en Bogotá por varios hechos delictivos, ha sido acusado también de haber organizado el asesinato de varios opositores políticos.

Por si fuera poco, Uribe también es investigado por haber organizado una banda armada que realizó “labores de limpieza” en las fincas ganaderas de su propiedad.

Entre los crímenes que investiga la institución judicial de La Haya destacan los llamados “falsos positivos”, en referencia a los asesinatos de campesinos acusados sin pruebas de formar parte de las FARC, cuyas muertes fueron presentadas como si se trataran de “enemigos” abatidos en combate. En un intento de justificar estos crímenes, Uribe ha declarado en varias ocasiones que los “falsos positivos” fueron “casos aislados”; es decir, pocos y fruto de errores.

Frente a esa excusa, los datos de que dispone la Corte Penal Internacional indican que las muertes causadas por error en los llamados “casos aislados” suman más de 3.000. Esta cifra, que todavía no es definitiva, está basada en las informaciones que han aportado, entre otras fuentes, las propias autoridades del país sudamericano, incluida la Comisión de Paz del Congreso de Colombia.

Los investigadores consideran que las acciones paramilitares y algunas de las realizadas por las fuerzas armadas y de seguridad del Estado formaban parte de un plan político de carácter institucional organizado desde el cúpula del Estado.

Con la finalidad de burlar la acción de la Justicia, el expresidente colombiano intenta consolidar la puesta en marcha de una fuerza política denominada Puro Centro Democrático para encabezar una candidatura en las próximas elecciones al Senado, pues si resultara elegido podría burlar (o al menos intentarlo) la acción de la Corte Penal Internacional.


Correo del Orinoco

IPNews-copyright

Top Desktop version