JOE BIDEN LANZA SU “PLAN DE EMERGENCIA” PARA AFRONTAR LA CRÍSIS ESTADOUNIDENSE

Compartir con redes sociales

 

Joe Biden firmó 17 órdenes ejecutivas y otras directivas. ¿En qué consisten?

Las medidas pretenden reforzar las protecciones para los jóvenes inmigrantes, detener la construcción del muro fronterizo del presidente Donald Trump, acabar con la prohibición de viajar y priorizar la equidad racial.

El presidente Biden firmó las órdenes ejecutivas durante sus primeros minutos en el Despacho Oval el miércoles.Credit...Doug Mills/The New York Times

Por Aishvarya Kavi 

21 de enero de 2021/ The New York Times.

WASHINGTON — En 17 órdenes ejecutivas, memorandos y proclamaciones firmadas horas después de su toma de posesión, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se movió con rapidez el miércoles para desmantelar las políticas del gobierno de Donald Trump que, según sus asesores, han causado el “mayor daño” a la nación.

A pesar de un discurso de investidura que llamaba a la unidad y al compromiso, las primeras acciones de Biden como presidente están fuertemente dirigidas a enmendar la respuesta a la pandemia del expresidente Trump, a revertir su agenda medioambiental, a derribar sus políticas antiinmigración, a reforzar la tambaleante recuperación económica y a restaurar los esfuerzos federales para promover la diversidad.

Este es un vistazo a lo que pretenden conseguir las medidas.

Sobre la pandemia

Biden ha firmado una orden ejecutiva por la que se nombra a Jeffrey D. Zients coordinador oficial de la respuesta a la COVID-19 en Estados Unidos, un cargo que dependerá del presidente, en un esfuerzo por reforzar “agresivamente” la respuesta de la nación a la pandemia. La orden también restablece la dirección de seguridad sanitaria global y biodefensa en el Consejo de Seguridad Nacional, un grupo que Trump había disuelto.

Aunque no se trata de un mandato de uso de mascarilla a nivel nacional, que muy probablemente sería impugnado legalmente, Biden exige el distanciamiento social y el uso de mascarillas en todas las propiedades federales y por parte de todos los empleados federales. También está iniciando un “desafío de 100 días de usar mascarillas” que insta a todos los estadounidenses a llevar cubrebocas y a los funcionarios estatales y locales a aplicar medidas públicas para prevenir la propagación del coronavirus.

Biden también está restableciendo los lazos con la Organización Mundial de la Salud después de que el gobierno Trump optara por retirar la membresía y la financiación de la nación el año pasado. El doctor Anthony Fauci será el jefe de la delegación de Estados Unidos en la junta ejecutiva de la organización y pasará a desempeñar el papel en una reunión esta semana.

Sobre la inmigración

Con una orden ejecutiva, Biden ha reforzado el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, que protege de la deportación a los inmigrantes traídos a Estados Unidos cuando eran niños, a menudo llamados dreamers. Trump intentó durante años acabar con el programa, conocido como DACA. La orden también pide al Congreso que promulgue una legislación que proporcione un estatus permanente y un camino hacia la ciudadanía para esos inmigrantes.

Otra orden ejecutiva revoca el plan del gobierno Trump para excluir a los no ciudadanos del recuento del censo, y otra anula una orden ejecutiva de Trump que impulsó esfuerzos agresivos para encontrar y deportar a los inmigrantes no autorizados. Otra orden más bloquea la deportación de liberianos que han estado viviendo en Estados Unidos.

En un golpe a una de las primeras medidas de su predecesor para limitar la inmigración, Biden también ha puesto fin a la llamada prohibición a los musulmanes, que bloqueaba los viajes a Estados Unidos desde varios países predominantemente musulmanes y africanos. Biden ha ordenado al Departamento de Estado que reanude la tramitación de visados para las personas de los países afectados y que desarrolle formas de abordar el daño causado a quienes se les impidió venir a Estados Unidos a causa de la prohibición.

Biden también ha detenido la construcción del muro fronterizo de Trump con México. La orden incluye una “terminación inmediata” de la declaración de emergencia nacional que permitió al gobierno Trump redirigir miles de millones de dólares al muro. Dice que el gobierno iniciará “una revisión minuciosa” de la legalidad del esfuerzo por desviar dinero federal para financiar el muro.

Sobre el cambio climático

Entre las principales órdenes ejecutivas que comienzan a abordar la cuestión del cambio climático, Biden ha firmado una carta para el reingreso de Estados Unidos a los acuerdos climáticos de París, a los que se reincorporará oficialmente dentro de 30 días. En 2019, Trump notificó formalmente a las Naciones Unidas que Estados Unidos se retiraría de la coalición de casi 200 países que trabajan para alejarse de los combustibles fósiles que calientan el planeta, como el carbón, el petróleo y el gas natural.

En otras órdenes ejecutivas, Biden comenzó a revertir una serie de políticas ambientales del gobierno Trump, incluyendo la revocación del permiso para el oleoducto Keystone XL; la reversión de los retrocesos en las normas de emisiones de vehículos; la anulación de las decisiones de reducir el tamaño de varios monumentos nacionales; la aplicación de una moratoria temporal sobre las concesiones de petróleo y gas natural en el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico; y el restablecimiento de un grupo de trabajo sobre los costos sociales de los gases de efecto invernadero.

Sobre la igualdad racial y LGBT

Biden pondrá fin a la Comisión 1776 del gobierno Trump, que publicó el lunes un informe que, según los historiadores, distorsionaba el papel de la esclavitud en Estados Unidos, entre otros aspectos de la historia. Biden también revocó la orden ejecutiva de Trump que limitaba la capacidad de las agencias federales, contratistas y otras instituciones para realizar formación sobre diversidad e inclusión.

El presidente designó a Susan Rice, quien es la jefa de su Consejo de Política Interior, como líder de un esfuerzo “robusto e interagencial” que requiere que todas las agencias federales hagan del “desarraigo del racismo sistémico” algo central en su trabajo. Su orden especifica a las agencias que revisen e informen sobre la equidad en sus filas en un plazo de 200 días, incluyendo un plan sobre cómo eliminar las barreras a las oportunidades en las políticas y programas. La orden también se dirige a garantizar que los estadounidenses de todos los orígenes tengan el mismo acceso a los recursos, beneficios y servicios del gobierno federal. Pone en marcha un grupo de trabajo sobre datos, así como el estudio de nuevos métodos para medir y evaluar los esfuerzos federales en materia de equidad y diversidad.

Otra orden ejecutiva refuerza el Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964 para exigir que el gobierno federal no discrimine por orientación sexual o identidad de género, una política que revierte la acción del gobierno de Trump.

Sobre la economía

Biden busca extender una moratoria federal sobre los desalojos y ha pedido a las agencias, incluyendo el Departamento de Agricultura, Asuntos de Veteranos y Vivienda y Desarrollo Urbano, para prolongar una moratoria sobre las ejecuciones hipotecarias garantizadas por el gobierno federal que se promulgó en respuesta a la pandemia de coronavirus. Todas las prórrogas durarán al menos hasta finales de marzo.

El presidente también trata de mantener una pausa en el pago de los intereses y el capital de los préstamos estudiantiles federales hasta finales de septiembre, aunque los grupos progresistas y algunos demócratas del Congreso han presionado a Biden para que vaya mucho más allá y cancele hasta 50.000 dólares de deuda estudiantil por persona.

Sobre la responsabilidad del gobierno

Siguiendo los pasos de algunos de sus predecesores, Biden ha establecido normas éticas para los que prestan servicio en su gobierno que tienen como objetivo “restaurar y mantener la confianza en el gobierno”. Ha ordenado a todos sus nombramientos en el poder ejecutivo que firmen un compromiso ético.

Por último, Biden congeló todas las nuevas normas puestas en marcha por su predecesor para dar tiempo a su gobierno a evaluar cuáles quiere sacar adelante. El objetivo del memorando es evitar las denominadas regulaciones de medianoche/entre gallos y medianoche, políticas impulsadas por un presidente sin poder efectivo/saliente que no está limitado por consideraciones electorales. El ritmo rápido a menudo reduce la oportunidad de que el público o la industria revisen las políticas.

Aishvarya Kavi trabaja en el buró de Washington. @AishvaryaKavi

 

 

 

 

 

 

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )