CHILE: EL SIGNIFICADO DE LA HUELGA GENERAL PRODUCTIVA

¡A CONVERTIR LA REVUELTA EN REVOLUCIÓN!

CHILE: EL SIGNIFICADO DE LA HUELGA GENERAL PRODUCTIVA
Compartir con redes sociales

Este 5 de marzo está convocada una nueva jornada nacional de protesta a la cual los sectores sociales y políticos que convocan llaman huelga general. Más allá de la adhesión que esta esta convocatoria, lo importante son otras cosas.

  1. El poder nace de la barricada.

El llamado se realiza a un mes, un poco más, de las elecciones del 11 de abril donde se elegirán a los constituyentes, gobernadores, alcaldes y concejales. Desde el 11 de abril en adelante el debate sobre la nueva constitución burguesa, que represente y defienda los intereses de la clase dominante, sabremos la composición de fuerzas entre la derecha fascista y la derecha liberal-progresista.

Desde el estallido social (octubre, 2019) en adelante esta clase política se ha apresurado en adueñarse del descontento mostrándose comprensivos y empáticos logrando ese cometido con la ayuda y beneplácito de la mal llamada “nueva izquierda socialdemocracia de reemplazo” y de los antiguos partidos populares, devenidos en progresistas, ya sea aquellos que firmaron el acuerdo traidor por la paz (noviembre, 2019) o aquellos que decidieron participar en el cronograma derivado de este acuerdo traicionero.

Todo este circo electorero burgués se da sobre la sangre derramada (48 muertos durante el estallido), sobre los crímenes contra la humanidad y el terrorismo de estado (5000 presos políticos, 500 personas con trauma ocular, 290 denuncias de abusos sexuales y violaciones contra mujeres detenidas, 2 personas completamente ciegas, 35.000 judicializados, miles de torturados y golpeados) y sobre la impunidad para los asesinos, violadores y torturadores.

Si los partidos burgueses se encuentran en plena orgía electoral agarrando millones de las arcas fiscales para financiar sus campañas y partidos, la base social desde su realidad y lucha de clases, se organiza y convoca a la protesta social, al dar forma al descontento, a la bronca, a la rabia, al emputecimiento. Dos escenarios de una misma realidad, pero dos miradas desde las dos clases antagónicas que históricamente se han enfrentado: burgueses y proletarios.

Si Mao Tse Dung decía, con justa razón que “el poder nace del fusil”, en la actual etapa del desarrollo de la lucha de clases, el poder nace desde la barricada. Esto quiere decir que la barricada constituye el más claro mensaje a la clase dominante que la historia no ha terminada, que no estamos frente al último hombre, que la ideología proletaria no ha muerto, que la revolución está pendiente y que serán los proletarios los que escriban el último capítulo de esta historia. Es la convocatoria a la otra fiesta, a la fiesta rebelde, a la fiesta popular y prologada porque así será la lucha.

Es también una protesta por todas las demandas sociales, por todos los cambios estructurales que se debe convertir en una lucha anti capitalista y ser capaces de transformar la revuelta en revolución o por lo menos en su inicio.

Es la protesta contra esa falsa radicalización del discurso de la derecha liberal-progresista contra la derecha fascista que sólo busca reivindicarse ante el pueblo y ante las próximas elecciones. Es la protesta contra todos para que se vayan todos y sobre todo para que no vuelvan.

  1. No es suficiente la indignación y la barricada

Si el poder nade de la barricada, por ahora, entonces alguien tiene que levantar esas barricadas, alguien tiene que organizar ese descontento. Algunos dirán que ese es el pueblo en lucha, pero ¿es suficiente con aquello?

Avanzar como manada no sirve porque quienes reprimen, quienes detentan el poder es encuentran bien organizados, sus fuerzas bien implementadas y su cabeza pensante bien estructurada. Cuentan con todas las piezas del ajedrez y del rompe cabezas. Saben como avanzar las piezas y cómo ordenarlas para dar el cuadro preciso.

Es ese pueblo en lucha el que se encuentra disperso y con las piezas más importantes faltantes imposibilitados de dar jaque mate. Tiene sólo peones, el rey y la reina y al frente encontramos al enemigo con todas las piezas intactas con los manuales y estrategias a la vista presto a lanzar toda la caballería y artillería encima.

¿Qué le faltan a los indignados?

Tienen harto con las ganas y la indignación sin embargo les falta lo esencial.

Les falta la dirección revolucionaria / proletaria que sea capaz de dirigir las luchas no sólo las inmediatas y corto placistas sino dirigir la lucha estratégica aquella que define los objetivos superiores, que conforma el programa revolucionario que no tiene como fin el de fortalecer la democracia capitalista sino hacer entrar en crisis esta sociedad de clases con todas sus implicancias. Hace falta esa dirección que sea dar por a ese movimiento o partido revolucionario que desde las sombras se haga presente en todos los rincones de la patria, que desde su ideología revolucionaria, sea capaz de hacer claridad y conciencia en nuestra realidad esclava.

Hace falta esa fuerza material ofensiva, esa fuerza que le pueda hacer frente y peso a aquel brazo armado de la clase dominante que ha sido utilizado cada vez que la clase dominante siente amenazada sus intereses bastardos de clase. Hace falta esa fuerza propia del pueblo que sea capaz de cobijar a los mejores hijos e hijas del pueblo y convertirlos en combatientes.

Hace falta la creación de ese Frente Único que sea capaz de agrupar a todo el pueblo en lucha y sus organizaciones bajo la conducción del proletariado, de los revolucionarios y desde un programa de transformación real anti capitalista.

Hace falta que todas estas fuerzas organizadas bajo un mismo brazo, puño y pueblo de también el combate al interior del pueblo en contra de los oportunistas, contra esos traidores que se suben a la micro por la izquierda y que se bajan por la derecha.  

Hemos dado los pasos esenciales aun cuando nos falte lo fundamental.

Para aquellos admiradores de la historia latinoamericana, las palabras de Sandino caen en este lado de la Cordillera de los Andes, “a despertar a los dormidos, a organizar a los despiertos y a armar a los organizados”.

 

 

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )