USO POLITICO DEL COVID-19 EN LA CONTIENDA ELECTORAL ESTADOUNIDENSE

Compartir con redes sociales

 

El uso del Covid-19 como instrumento político de Control Social en beneficio de las corporaciones estadounidenses.

 

 

 

By Loliprensa, IPNews Agency
Octubre, 13 de 2020


El gobierno y la oposición estadounidense usan la Pandemia del Covid-19 como instrumento político de Control Social para viabilizar sus planes electorales y repartir el dinero público entre los grandes bancos, los monopolios farmacéuticos, tecnológicos y comerciales en perjuicio de los Derechos Fundamentales del pueblo estadounidense.


Una vez aprobado el Plan de Aislamiento Social obligatorio como política de prevención frente a la propagación del coronavirus, la Administración Trump y los gobiernos estatales (republicanos y democratas), implementaron medidas que terminaron por paralizar los procesos sociales, políticos y económicos acelerando la profunda crisis que ya vivía la sociedad estadounidense hasta caer en la recesión económica actual (https://www.voltairenet.org/es).


El gobierno de Trump en particular, al carecer de un plan estratégico nacional de prevención y atención frente a la Pandemia del Covid-19, sumado al sistema liberal y precario de salud pública que considera la salud una mercancía y no un derecho, condeno a 30 millones de seres humanos a padecer del coronavirus y, a toda la sociedad, afrontar la crisis sanitaria, social y económica con más de 212 mil fallecidos y casi 8 millones de contagiados (incluyendo Trump y su familia quienes minimizaron al coronavirus).


El Dr Fauci, vocero oficial del Comité de Lucha contra el Covid-19, refiriéndose a los grupos sociales que más sufren la Pandemia, sostuvo que son “los residentes negros, latinos, nativos americanos, nativos de Alaska e isleños del Pacífico quienes han sido afectados de manera desproporcionada por el Covid-19” (https://www.democracynow.org).

Los datos señalan que la Pandemia va arrasando con el 35% de vidas de la comunidad latina, el 30% de la comunidad negra, 28% de la comunidad blanca pobre y el 12% de la comunidad asiática. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades predicen que otras 20.000 personas morirán de Covid-19 para finales de octubre. La oscura tendencia que se avizora es de 100 mil fallecidos más hasta diciembre.

Los republicanos y demócratas, responsables de la crisis, lejos de implementar y brindar asistencia de salud gratuita a la población para enfrentar la Pandemia, lo que hacen es usar el Covid-19 como instrumento político de control social en función de sus intereses electorales, económicos y estratégicos. Esto se corrobora diariamente viendo las formas constantes de la manipulación mediática, represión policial y militar ejercidos contra la población civil que buscan infundirle miedo, restringirle y negarle sus libertades y derechos fundamentales.


El día en que Donald Trump, su administración y los gobiernos estatales (republicanos y demócratas) decidieron cerrar los medianos y pequeños negocios debido a la Pandemia, fue para cautelar los intereses de las grandes cadenas como Walmart y McDonald’s. Pero los trabajadores nunca vieron un incremento de sus salarios.  

Cuando republicanos y demócratas firman una nueva “ayuda financiera” es para otorgarle dinero público a sus mayores donantes electorales. La oligarquía financiera, farmacéuticas y Real State socios de Trump. Apple, Google, Microsoft, Facebook y Amazon donantes de Biden. Todas estas corporaciones consideradas “vitales”, en medio de la Pandemia del Covid-19, vieron quintuplicar sus riquezas. Las corporaciones Uber, Lyft, Dordash, Postmate, que tampoco pagan impuestos, recibieron contratos millonarios para seguir operando con choferes desprovistos de toda protección contra el coronavirus y carentes de derechos y beneficios laborales. Así pues, al pueblo, solo dadivas y a 20 millones de inmigrantes nada.


La organización Public Citizen, declaro que “el programa de Trump ‘Operación Máxima Velocidad’ de 6.000 millones de dólares financiado por los contribuyentes, beneficia a los ejecutivos de las compañías farmacéuticas mientras que los estadounidenses pobres y sin seguro de salud tienen que valerse por sí mismos en el mal llamado ‘libre mercado’ “. (http://www.ipsnoticias.net/).

El Senador Demócrata Bernie Sander, siempre aseguro que, en los Estados Unidos, los políticos le “ofrecen el socialismo al sistema financiero y a las grandes corporaciones multinacionales”.


En una sociedad con abismales desigualdades económicas, con 55 millones de desempleados y 60 millones solicitando alimentos todos los meses, con las calles y parques llenos de gente sin viviendas y la discriminación racial acicateada por discursos de odio, en esencia, una sociedad en profunda crisis, cualquier chispa enciende la pradera.


Basto que la brutalidad policial se ensañara con la vida del ciudadano afroamericano George Floyd para encender las llamas de la disconformidad popular frente al sistema de opresión capitalista que le arrebata sus Derechos Fundamentales y los arroja cuestas abajo. Así fue como estallo la “tormenta perfecta” y se extendió en toda la nación con dimensiones cruentas que llevaron al Gobierno Federal y Estatal a decretar el “Toque de queda”, sacar a la policia militar para reprimir al pueblo con consecuencias que hasta hoy se arden en las ciudades. Estos hechos marcaron el límite del “control social” promovido por el Estado. Ahora, el pueblo y una nueva generación de jóvenes luchan por una mayor democratización de la sociedad estadounidense.


Mientras todo esto sucede, los estrategas del sistema avanzan en el diseño de sus nuevos planes de “control social” con el uso de la inteligencia artificial y tecnología digital. Las gigantes corporaciones de la informática –Apple y Google–, hasta ahora rivales, se han ‎asociado para crear e insertar “Sistema ‎Operativo de Disco” de «seguimiento de contactos». La Fundación Rockefeller se ha sumado al proyecto presentando un "Plan de Acción Nacional para el Control del Covid-19" que propone una serie de "pasos pragmáticos para reabrir nuestros centros de trabajo y nuestras ‎comunidades".


Como muy bien lo describe Nicolás Campoverde en su artículo “El Goliat en tiempos cibernéticos”, se avizora la reestructuración del ‘Nuevo Orden Mundial’ capitalista en su fase final el imperialismo en globalización, signado por el declive de la superpotencia de los Estados Unidos  y el ascenso de las nuevas potencias como China y Rusia, listas para arrebatarle la hegemonía mundial en medio de una tercera guerra mundial.

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )