INSISTIENDO EN LA PALABRA… INGENUIDAD O ESTUPIDEZ POLÍTICA

INSISTIENDO EN LA PALABRA… INGENUIDAD O ESTUPIDEZ POLÍTICA
Compartir con redes sociales

ARGOSIS DEPARTAMENTO DE LIMA – PERÚ 

INTERNATIONAL PERSPECTIVE NEWS

ALTERNATIVE COMMUNICATIONS AGENCY

Escribe: Wilfredo Mujica Contreras                                    

(Favor de aportar con su opinión). 

LIMA-PERÚ, 17 de agosto de 2020.

 

INSISTIENDO EN LA PALABRA... INGENUIDAD O ESTUPIDEZ POLÍTICA.

Hay quienes creen que la realidad se construye con palabras, y cual condimento en la cocina, añaden sus buenos deseos para que, con esa combinación, logren materializar sus ilusiones… Olvidan que la realidad es más terca que el hombre más terco, y se requiere ideas claras, lucha y organización para transformarla. La ingenuidad o estupidez política no permite objetividad; y aunque una y otra vez sus propuestas se estrellan con la realidad y esfuman; siguen con la monserga: más propuestas y renovados propósitos, en el movimiento fantástico de sus cabezas…

“Los estados, pero sobre todo las naciones, están hechos de palabras. De palabras oficiales, escritas y sancionadas con sellos y rúbricas” (M. Fernández y F. Rohner: 7 DISCURSOS DE INTERPRETACIÓN DEL SIGLO XX PERUANO -Planeta 2020-). Libro En ruta hacia el bicentenario…”, basado en escuchar, leer e interpretar elocuciones históricas de…” 7 personajes cuyos discursos y vida, son diametralmente opuestos a la vida de quien inspira el título de la obra; luego, agrega el comentarista del diario La República: “Los discursos de Vizcarra se agotaron los primeros quince días de la pandemia” (E. Camacho -09/08/20 págs. 4,5-).    

¿De palabras está hecho el Covid-19 y las más de 50 mil muertes en Perú?, que desnuda el sistema en crisis global y en descomposición; ¿de palabras el hambre y miseria, la opresión y sobrexplotación de los trabajadores?; ¿son palabras los millones que se embolsican con la corrupción, llevándose el pan de la mesa del pueblo?... SÍ, son palabras para coludirse en la repartija y tomar “acuerdos y leyes” de control para impedir que el pueblo reclame sus derechos, y sancionarlos con multas o “para entrar a cualquier domicilio…” Palabras, con las que tratan de embaucar a las mayorías (para que crean en su sistema capitalista en imperialismo), desnudando su esencia de clase.

El principal tráfico y el más peligroso, es de La Palabra. “Dile a un niño: - ¡idiota!, y puedes hacerlo así, hasta el fin de sus días”; y tal su peligro, porque la palabra es tránsito entre la realidad y la idea. Nadie piensa sin palabras; basta intentarlo mentalmente, para comprobar su veracidad. Cuán importante es la palabra, mas no siempre, la ponemos en su lugar. Baste escuchar en youtube o leer a los difusores del “Nuevo Orden Mundial”; al sr. Vizcarra y sus “Mensajes a la nación” (la del 28 de julio, patentiza…) “Palabras, tan sólo palabras” dice A. Flores Araos, en las “pugnas” en el seno de la gran burguesía.

Pero si las personas piensan con palabras, y el pensamiento se transmite con palabras; su Poder radica precisamente el ser “vehículo del pensamiento”, y el pensamiento, como conjunto de ideas que transmiten un juicio u oración, es esencial en la filosofía, no sólo como “amor a la sabiduría”, etimológicamente definida; sino porque el saber, ligado a la verdad (la verdad, es la correspondencia entre lo que se dice de la realidad y la realidad misma); nos acerca y permite el salto a la Libertad.

Y libertad, es conciencia de la necesidad, aquello que independiente de la voluntad del hombre, se cumple; y al hablar de necesidad hablamos de Ley; no la que decretan las autoridades (“escritas y sancionadas con sellos y rúbricas”), las leyes naturales intrínsecas a la materia; las que definen procesos, como la gravedad en física la acción y reacción; de las combinaciones químicas; pero hay leyes sociales. Una de ellas: en una sociedad donde hay clases, los intereses de clase se enfrentan, es la lucha de clases; negarla es no ver, o no querer ver la realidad, (es asunto de posición de clase); donde hay negación de derechos, crece la protesta popular, es otra ley.

Cuando la burguesía cumplía un papel revolucionario, la Revolución Francesa, consagró el derecho fundamental a insurreccionarse ante lo injusto. Es una situación que el capitalismo en imperialismo atiza, confrontándonos, “Una crisis global… dejará a millones de personas sin empleo y provocará inestabilidad y violencia en todo el mundo” (Joseph E. Stiglitz: “Cómo evitar la inminente crisis de deuda soberana” en La República 09/08/2020, pg. 15).  La opresión y sobrexplotación de los pueblos genera hambre y miseria cada vez más brutales; las que nunca ha vivido la humanidad en todo su desarrollo; y frente a las cuales, el pueblo se aúna y levanta, es una ley. La rebelión se justifica ante la injusticia, sentencia Mao Tse Tung.  

Se trata de transformar el mundo y no de interpretarlo, por lo que, se afirma, “la verdadera palabra del hombre es su acción” (“dejar que los hechos hablen”); y la realidad más básica que vive el ser humano es la que descansa en la producción que provee lo que necesita para vivir y alimentarse; lo cual es asunto político (expresión concentrada de la economía), es problema del Poder. ¿Qué clase social lo posee y a favor de quién(es) lo utiliza? (ej. una minoría -26 personas- en el mundo, poseen en riquezas, lo de la mitad de la población en el mundo). Poder que debe ser conquistado para ponerlo al servicio de las mayorías en el largo proceso de barrer la opresión y explotación de la faz de la Tierra. El capitalismo en imperialismo en un estorbo y no sirve al desarrollo de la humanidad.

Lima, 17 de agosto de 2020.

TAGS

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )