DESARROLLO ESTRATÉGICO DE CHINA EN LATINOAMÉRICA 2021

Compartir con redes sociales

 

El año que empieza para China, América Latina y el ambiente

 

El lento progreso de la Franja y la Ruta, la irritante relación de China con Brasil y el regreso de las cumbres ambientales son algunas de las grandes historias que hay que tener en cuenta en 2021.

 

Diálogo Chino enero 14, 2021

Andrés Arauz, aspirante a la presidencia de Ecuador en 2021, ya ha abierto conversaciones con los bancos de desarrollo chinos que extendieron el controvertido respaldo petrolero al país andino con problemas de liquidez (imagen: Alamy)

El año 2021 ya se perfila como un año crítico para los desafíos comunes de China y América Latina en materia de estabilidad política y social y sostenibilidad ambiental. Aquí, Dialogo Chino analiza seis temas clave que podrían llegar a definir el año para China, América Latina y el medio ambiente.

  1. Un año en el que Brasil y China ganan o pierden

La tecnología china ha sido crucial para el Brasil, comenzando con el programa de satélites de décadas de antigüedad que ayudó al país a rastrear la deforestación. Sin embargo, después de que el militante de extrema derecha Jair Bolsonaro asumiera la presidencia de Brasil en 2019, las asociaciones tecnológicas entre ambos países se volvieron repentinamente controvertidas.

La elección de Bolsonaro de alinear su administración con la de los EE.UU., independientemente de la cuestión, puso su presidencia en una oposición hostil a China. Y el año 2021 podría revelar algunas de las consecuencias de este conflicto.

En primer lugar, está la red 5G que las empresas de telecomunicaciones de Brasil tratan de comprar para actualizar sus sistemas. Presionados por los EE.UU., los funcionarios brasileños han considerado bloquear a las compañías de telecomunicaciones para que no compren el equipo de Huawei. Pero las compañías ya han hecho amenazas veladas de llevar al gobierno a los tribunales para pagar sus pérdidas si los obliga a elegir otro proveedor. La subasta que desbloqueará este impasse ha sido pospuesta hasta el 2021.

Luego, está la vacuna Covid-19, desarrollada por el Sinovac de China en asociación con el Instituto Butantan, un fabricante con sede en el estado de Sao Paulo. El trato fue cerrado por el gobernador de Sao Paulo João Doria, quien se espera que se presente a la presidencia contra Bolsonaro en 2022. La rivalidad, combinada con su animosidad contra China, llevó a Bolsonaro a golpear públicamente la vacuna, tanto que una encuesta reciente encontró que la parte de brasileños que ahora estaban dispuestos a tomar una vacuna hecha en China era casi la mitad de la cantidad preparada para tomar una versión hecha en Estados Unidos.

Sin embargo, al igual que el tema de los 5G, Brasil necesitará urgentemente la vacuna de Sinovac para combatir la pandemia en 2021, y los expertos en salud pública han criticado ferozmente las diatribas del presidente en contra de ella. Las decisiones del gobierno en estos dos temas clave podrían fortalecer las relaciones entre Brasil y China después de un contacto de 12 meses, o dañarlas más allá de toda reparación.

 

  1. Las demoradas cumbres ambientales deben progresar

Las acción gubernamental para hacer frente al cambio climático, la pérdida de la diversidad biológica y la pesca insostenible se quedó corta en 2020, ya que la mayoría de las grandes cumbres ambientales se aplazaron debido a la pandemia. Incluso las que se celebraron de manera virtual, como las negociaciones sobre las áreas marinas protegidas en la Antártida, fueron un gran fracaso.

Ahora, cuando las vacunas empiezan a rodar por todo el mundo, es hora de acelerar el ritmo y apuntar a lo grande para las cumbres ambientales de este año. No hay tiempo que perder. La temperatura global sigue aumentando, el número de especies en peligro de extinción está en alza, los eventos climáticos extremos son más frecuentes y los océanos siguen perdiendo oxígeno.

Hay grandes esperanzas para la próxima conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático COP26, que ha sido reprogramada para noviembre de 2021. Los delegados se reunirán finalmente en Glasgow, Reino Unido, para ultimar los últimos detalles pendientes del Acuerdo de París de 2015 y aumentar la ambición climática con nuevas promesas.

Estamos lejos de los objetivos del Acuerdo de París de limitar el calentamiento global a 2ºC en comparación con los niveles preindustriales, o idealmente a 1,5ºC. Las promesas actuales verían al mundo enfrentarse a un aumento de la temperatura de 3ºC para finales de siglo, según las estimaciones de la ONU. Todavía es posible detener esto y evitar las peores consecuencias del cambio climático.

China también será la anfitriona de la reprogramada conferencia de biodiversidad COP15 en Kunming este año, prevista para mayo. Los países tienen que acordar un nuevo marco para proteger la biodiversidad mundial. La conferencia ha sido comparada con una "Cumbre de París para la biodiversidad", con la esperanza de coincidir con la reunión histórica de 2015 sobre el cambio climático.

En 2010, los gobiernos acordaron los llamados objetivos de Aichi para la biodiversidad, con el fin de poner fin a la pérdida de biodiversidad y restaurar los ecosistemas para el año 2020, pero ninguno se cumplió, según un informe de la ONU del año pasado. Ahora, es necesario acordar objetivos nuevos y más ambiciosos. Aún así, se espera que la financiación y la aplicación sean cuestiones delicadas.

El calendario de este año también incluirá una reunión de alto nivel de las Naciones Unidas sobre los océanos en Lisboa (Portugal), aplazada en 2020, y negociaciones en la Organización Mundial del Comercio (OMC) para poner fin finalmente a las subsidios perjudiciales para la pesca.

 

 

  1. Escazú busca proteger los bosques de América Latina

El Acuerdo de Escazú está a un paso de hacerse realidad. La cuestión es si este tratado regional y mundial sin precedentes puede ayudar a América Latina a hacer frente a una de sus mayores contradicciones. Es la región con mayor biodiversidad del mundo, pero está perdiendo rápidamente biomas como la selva tropical amazónica, las praderas del Chaco y la sabana del Cerrado brasileño que son fundamentales para regular el clima mundial. América Latina es también la región más peligrosa para los defensores del medio ambiente.

Los congresos de Argentina y México aprobaron el tratado a finales del año pasado. Tan pronto como presenten sus ratificaciones a la ONU, este tratado histórico que busca mejorar el acceso a la información pública, la participación ciudadana y la justicia en temas ambientales en América Latina y el Caribe alcanzará el número mágico de 11 países necesario para que entre en vigor.

Estos fueron grandes avances después de casi seis meses de parálisis debido a la pandemia de Covid-19 y las crisis sociales y económicas resultantes. El hecho de que Escazú entre en vigor y de que dos de las cinco principales economías de la región lo hayan ratificado finalmente podría ayudar a influir en otros países en los que todavía se está debatiendo, como Colombia, Perú y Costa Rica.

  1. China busca desarrollar la energía limpia de México

Aunque México fue el primer país en desarrollo en aprobar una legislación integral sobre el cambio climático y en presentar su plan nacional para abordar el cambio climático en el marco de la ONU, el país ha dado un paso atrás en su gestión ambiental bajo el actual presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

AMLO ha privilegiado la extracción y quema de combustibles fósiles bajo el argumento de la obtención de la soberanía energética, poniendo en peligro la capacidad de México para cumplir con los compromisos nacionales e internacionales en materia de clima.

Sin embargo, en un reciente giro, China ha invertido en una serie de proyectos que promueven una energía más limpia, cambiando el campo de juego. State Power Investment Corp (SPIC), una de las mayores empresas de energía de China, compró la principal empresa independiente de energías renovables de México, Zuma Energia. SPIC tiene más de 170.000 millones de dólares en activos en 41 países, incluyendo proyectos eólicos, solares e hidroeléctricos en Brasil y Chile. Qian Zhimin, presidente de SPIC, reiteró la intención de la empresa de promover la energía alternativa limpia y de apoyar la economía mexicana.

La empresa china Ganfeng Lithium también anunció la construcción de una planta de reciclaje de baterías de litio en Sonora que promoverá la circularidad y reducirá la contaminación en la industria de los vehículos eléctricos. Si estos desarrollos continúan durante el próximo año, podría significar que el desarrollo de las energías renovables en México, que se ha tambaleado desde la oportunidad única de atraer inversiones que ofrece la Reforma Energética de 2015, dé un giro para mejor.

Esto podría ser especialmente significativo en un momento en que las relaciones entre China y América Latina están creciendo, con China prometiendo prestar hasta 1.000 millones de dólares a una región duramente afectada por la pandemia.

  1. Un año de crisis para la Franja y la Ruta

Desde que Perú se sumó a la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI) de China en abril de 2019, ningún otro país latinoamericano se ha sumado al recuento de sus 19 "miembros" regionales.

Por supuesto, tras la pandemia, las prioridades de China, junto con las del resto del mundo, han cambiado drásticamente. Sin embargo, incluso antes del brote de Covid-19, las críticas a la débil planificación ambiental de BRI habían aumentado y los nuevos apoyos formales al plan de conectividad global de Xi Jinping por parte de los países de América Latina casi se habían detenido. Muchos se vieron presionados por la perspectiva de una fuerte reprimenda del Departamento de Estado de los Estados Unidos, que advirtió de que China estaba tratando de atrapar a sus socios a través de la "diplomacia de la trampa de la deuda".

El progreso del BRI es difícil de medir. Las autoridades chinas están tratando de reducir el alcance de los proyectos que pueden considerarse como BRI y han elaborado directrices sobre la deuda y la sostenibilidad ambiental para disipar los temores de que se hayan concedido demasiados préstamos a socios y proyectos de riesgo en busca de nuevos miembros.

Los bancos políticos de China han sido los principales financiadores del BRI y sus préstamos para infraestructura en el extranjero han alcanzado nuevos mínimos, según cifras recientes de la Universidad de Boston. Al mismo tiempo, la financiación de proyectos está cambiando a medida que los bancos comerciales y las empresas estatales de China entran en el mercado como importantes patrocinadores de puertos, carreteras y ferrocarriles que se califican como BRI. La iniciativa sigue teniendo pocos proyectos emblemáticos en la región. Sin embargo, los proyectos coherentes con sus objetivos, como la vía fluvial amazónica del Perú -el dragado de los afluentes peruanos de la sangre vital de la cuenca para facilitar el tránsito de mercancías- son controvertidos. Además, las cuatro economías más grandes de la región -Brasil, México, Colombia y Argentina- se han resistido a las propuestas de adhesión de Beijing, aunque esta última parece estar acercándose.

Con la perspectiva de una postura menos conflictiva de los Estados Unidos hacia el BRI en América Latina bajo el Presidente electo Biden y las vacunas Covid-19 que permitan una mayor actividad económica más adelante en 2021, China estará sin duda interesada en recuperar el impulso anterior del BRI, evitar las críticas sobre la mala gestión medioambiental y conseguir un gran respaldo.

  1. La política en la región andina

En el contexto de las economías y sociedades excesivamente afectadas por la pandemia, tanto Ecuador como erú, de los que China es uno de los principales socios, celebrarán elecciones presidenciales en 2021. Los ecuatorianos elegirán un nuevo presidente en febrero, ya que Lenin Moreno, que tiene un índice de aprobación de un solo dígito, se ha declarado fuera de la carrera. Las encuestas indican que uno de los principales candidatos es Andrés Arauz, ex gobernador del banco central que ha sido un acérrimo crítico de las medidas de austeridad de Moreno apoyadas por el FMI. En un flashback a las controvertidas líneas de crédito respaldadas por el petróleo acordadas por su mentor Rafael Correa, dijo al Financial Times que "ya está abriendo diálogos con los bancos de desarrollo de China".

Tras el eventual destitución de Martín Vizcarra, Perú celebrará elecciones generales en abril. Entre los 22 candidatos inscriptos se encuentra George Forsyth, ex futbolista de la selección nacional e hijo de un ex embajador de Estados Unidos y China y del presidente de 2011-2016, Ollanta Humala. Si el ganador puede finalmente traer una medida de estabilidad política a Perú, podría dar inicio a la renegociación del Tratado de Libre Comercio del país con China, que tiene como objetivo impulsar las exportaciones de la minería y la pesca.

En otros lugares, en Bolivia y Venezuela, los partidos tradicionales aliados de China han vuelto al poder o lo han consolidado. Luis Arce del Movimiento Al Socialismo (MAS) de Evo Morales asumió el cargo más alto de Bolivia en noviembre del año pasado después de que un gobierno interino de extrema derecha respaldado por EE.UU. se hiciera a un lado. El líder chino Xi Jinping felicitó calurosamente a Arce y prometió cooperar con Bolivia para asegurar "nuevos y mayores avances en la construcción de la nación".

La Asamblea Nacional de Venezuela tomó sus asientos el 5 de enero con el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) de Nicolás Maduro fortaleciendo su control sobre el poder después de que las elecciones legislativas de diciembre fueran boicoteadas por la oposición. Esto significó que no había lugar para el líder de la oposición Juan Guiadó, quien se declaró a sí mismo como el líder legítimo de Venezuela en 2018 con un amplio apoyo de los países occidentales. China, el principal acreedor de Venezuela, reconoció a Maduro durante todo el proceso, ya que la cuestión de quién debería representar a Venezuela en los foros internacionales se convirtió en un punto de encuentro entre EE.UU. y China. Sin embargo, con el Covid-19 desenfrenado y la producción de petróleo de Venezuela en su nivel más bajo en casi 80 años - el único medio de pagar su deuda a China - la relación se enfrenta a tiempos difíciles.

__________________________________

Este artículo apareció originalmente en Diálogo Chino y se volvió a publicar bajo una licencia de Creative Commons en IPNews.

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )