LOS IMPERIALISTAS Y TODOS LOS REACCIONARIOS SON TIGRES DE PAPEL

Compartir con redes sociales

 

Los imperialistas y todos los reaccionarios son tigres de papel

Por Mao Tse-tung

(Traducción de Tomas Watts)

14 de julio 1956

Los Estados Unidos están haciendo alarde de la bandera anticomunista en todas partes para perpetrar agresión contra otros países.

Los Estados Unidos tienen deudas en todas partes. Tiene deudas no sólo con los países de América Latina, Asia y África, sino también con los países de Europa y Oceanía. A todo el mundo, Gran Bretaña incluida, no le gustan los Estados Unidos. A las masas de la gente no les gusta. A Japón no le gustan los Estados Unidos porque la oprime. Ninguno de los países del Este está libre de la agresión estadounidense.

Los Estados Unidos han invadido nuestra provincia de Taiwán. Japón, Corea, Filipinas, Viet Nam y Pakistán sufren la agresión estadounidense, aunque algunos de ellos son aliados de los Estados Unidos. La gente está insatisfecha y en algunos países también las autoridades.

Todas las naciones oprimidas quieren la independencia.

Todo está sujeto a cambios. Las grandes fuerzas decadentes darán paso a las pequeñas fuerzas recién nacidas. Las fuerzas pequeñas se convertirán en grandes fuerzas porque la mayoría de la gente exige este cambio. Las fuerzas imperialistas estadounidenses cambiarán de grande a pequeño porque el pueblo estadounidense también está insatisfecho con su gobierno.

En mi propia vida, yo mismo he presenciado tales cambios. Algunos de nosotros presentes nacimos en la dinastía Ching y otros después de la Revolución.

La dinastía Ching fue derrocada hace mucho tiempo. ¿Quién lo hizo? Por el partido liderado por Sun Yat-sen, junto con la gente. Las fuerzas de Sun Yat-sen eran tan pequeñas que los oficiales de Ching no lo tomaron en serio. Lideró muchos levantamientos que fallaron cada vez. Sin embargo, al final fue Sun Yat-sen quien derrocó a la dinastía Ching. La grandeza no es nada que temer. Los grandes serán derrocados por los pequeños. Lo pequeño se volverá grande. Después de derrocar a la dinastía Ching, Sun Yat-sen se encontró con la derrota. Porque no logró satisfacer las demandas de la gente, como sus demandas de tierra y de oposición al imperialismo. Tampoco entendió la necesidad de reprimir a los contrarrevolucionarios que entonces se movían libremente. Más tarde, sufrió la derrota a manos de Yuan Shih-kai, el jefe de los caudillos del norte. Las fuerzas de Yuan Shih-kai eran más grandes que las de Sun Yat-sen. Pero aquí otra vez funcionó esta ley: las pequeñas fuerzas vinculadas a la gente se vuelven fuertes, mientras que las grandes fuerzas opuestas al pueblo se vuelven débiles. Posteriormente, los revolucionarios burgueses-demócratas de Sun Yat-sen cooperaron con nosotros, los comunistas y juntos derrotamos al caudillo que dejó atrás Yuan Shih-kai.

El gobierno de Chiang Kai-shek en China fue reconocido por los gobiernos de todos los países y duró veintidós años, y sus fuerzas fueron las más grandes. Nuestras fuerzas eran pequeñas, cincuenta mil miembros del Partido al principio pero sólo unos pocos miles después de las represiones contrarrevolucionarias. El enemigo causó problemas en todas partes. Nuevamente esta ley funcionó: los grandes y fuertes terminan en derrota porque están divorciados del pueblo, mientras que los pequeños y débiles salen victoriosos porque están vinculados con el pueblo y trabajan en su interés. Así salieron las cosas al final.

Durante la guerra anti-japonesa, Japón fue muy poderoso, las tropas del Kuomintang fueron conducidas al interior, y las fuerzas armadas lideradas por el Partido Comunista sólo pudieron llevar a cabo una guerra de guerrillas en las zonas rurales detrás de las líneas enemigas. Japón ocupó grandes ciudades chinas como Pekín, Tientsin, Shanghai, Nanking, Wuhan y Cantón. Sin embargo, al igual que Hitler alemán, los militaristas japoneses se derrumbaron en unos años, de acuerdo con la misma ley.

Sufrímos innumerables dificultades y fuimos conducidos del sur al norte, mientras que nuestras fuerzas cayeron de varios cientos de miles a unas pocas decenas de miles. Al final de la larga marcha 25,000-/; solo nos quedaban 25,000 hombres.

En la historia de nuestro partido han ocurrido muchas líneas erróneas de "izquierda" y derecha. Lo más grave de todos fueron la línea desviacionista derecha de Chen Tu-hsiu y la línea desviaciónista "izquierda" de Wang Ming. Además, hubo los errores desviacionistas correctos cometidos por Chang Kuo-tao, Kao Kang y otros.

También hay un lado bueno de los errores, porque pueden educar a la gente y al Partido. Hemos tenido un buen número de maestros con ejemplo negativo, como Japón, los Estados Unidos, Chiang Kai- shek, Chen Tu-hsiu, Li Li-san, Wang Ming, Chang Kuo-tao y Kao Kang. Pagamos un precio muy alto por aprender de estos profesores con un ejemplo negativo. En el pasado, Gran Bretaña nos hizo la guerra muchas veces. Gran Bretaña, los Estados Unidos, Japón, Francia, Alemania, Italia, la Rusia zarista y Holanda estaban todos muy interesados en esta tierra nuestra. Todos fueron nuestros maestros por ejemplo negativo y nosotros éramos sus alumnos.

Durante la Guerra de Resistencia, nuestras tropas crecieron y se convirtieron en 900.000 fuertes luchando contra Japón. Entonces vino la Guerra de Liberación. Nuestros brazos eran inferiores a los del Kuomintang. Las tropas del Kuomintang sumaban entonces cuatro millones, pero en tres años de combate aniquilamos a ocho millones de ellos. El Kuomintang, aunque ayudado por el imperialismo estadounidense, no pudo derrotarnos. Los grandes y fuertes no pueden ganar, siempre son los pequeños y débiles los que ganan.

Ahora el imperialismo estadounidense es bastante poderoso, pero en realidad no lo es. Es muy débil políticamente porque está divorciado de las masas de la gente y es desagradable por todo el mundo y por el pueblo estadounidense también. En apariencia es muy poderoso pero en realidad no hay nada que temer, es un tigre de papel. Exteriormente un tigre, está hecho de papel, incapaz de resistir el viento y la lluvia. Creo que los Estados Unidos no son más que un tigre de papel.

La historia en su conjunto, la historia de la sociedad de clases durante miles de años, ha demostrado este punto: los fuertes deben dar paso a los débiles. Esto también es cierto para las Américas.

Sólo cuando se elimina el imperialismo puede prevalecer la paz. Llegará el día en que los tigres de papel serán aniquilados. Pero no se extinguirán por su propia voluntad. Necesitan ser maltratados por el viento y la lluvia.

Cuando decimos que el imperialismo estadounidense es un tigre de papel, estamos hablando en términos de estrategia. Con respecto a todo, debemos despreciarlo. Pero con respecto a cada parte, debemos tomarlo en serio. Tiene garras y colmillos. Tenemos que destruirlo poco a poco. Por ejemplo, si tiene diez colmillos, quita uno la primera vez, y quedarán nueve; saca otro, y quedarán ocho. Cuando todos los colmillos se hayan ido, todavía tendrá garras. Si lo lidiamos paso a paso y en serio, sin duda tendremos éxito al final.

Estratégicamente, debemos despreciar completamente el imperialismo estadounidense. Tácticamente, debemos tomarlo en serio. En la lucha contra ella, debemos tomar en serio cada batalla, cada encuentro. En la actualidad, los Estados Unidos son poderosos, pero cuando se le mira desde una perspectiva más amplia, en su conjunto y desde un punto de vista a largo plazo, no tienen apoyo popular, sus políticas son desagradables por el pueblo, porque los oprime y explota.

Por esta razón, el tigre está condenado. Por lo tanto, no hay nada que temer y puede ser despreciado.

Pero hoy los Estados Unidos todavía tienen fuerza, resultando más de 100 millones de toneladas de acero al año y golpeando por todas partes. Es por eso que debemos seguir luchando contra ella, luchar contra ella con todas nuestras fuerzas y arrebatar una posición tras otra. Y eso lleva tiempo.

Parece que los países de América, Asia y África tendrán que seguir peleando con los Estados Unidos hasta el final, hasta que el tigre de papel sea destruido por el viento y la lluvia.

Para oponerse al imperialismo estadounidense, las personas de origen europeo en los países latinoamericanos deberían unirse a los indios indígenas. Tal vez los inmigrantes blancos de Europa puedan dividirse en dos grupos, uno compuesto por gobernantes y el otro por gobernados. Esto debería hacer más fácil para el grupo de blancos oprimidos acercarse a la población local, porque su posición es la misma.

Nuestros amigos de América Latina, Asia y África están en la misma posición que nosotros y están haciendo el mismo tipo de trabajo, haciendo algo para que la gente disminuya su opresión por el imperialismo. Si hacemos un buen trabajo, podemos erradicar la opresión imperialista. En esto somos camaradas.

Somos de la misma naturaleza que ustedes en nuestra oposición a la opresión imperialista, difiriendo sólo en posición geográfica, nacionalidad e idioma. Pero somos diferentes en la naturaleza del imperialismo, y solo verlo nos enferma.

¿De qué sirve el imperialismo? El pueblo chino no tendrá nada de eso, ni la gente del resto del mundo. No hay razón para la existencia del imperialismo.

*Parte de una charla con dos figuras públicas latinoamericanas.

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )