CHILE. ¿ARMAGEDÓN O ANTI IMPERIALISMO? ¿APOCALIPSIS O ANTI NEOCOLONIALISMO?

CHILE. ¿ARMAGEDÓN O ANTI IMPERIALISMO? ¿APOCALIPSIS O ANTI NEOCOLONIALISMO?
Compartir con redes sociales

Cada época tiene su imperio y cada época es definida por el choque entre sus fuerzas imperiales. Así ha sido siempre. No sólo la humanidad ha estado siempre en guerra como expresión máxima de la lucha de clases, sino que también la humanidad siempre ha estado en riesgo como consecuencia tanto de las guerras inter imperialistas como consecuencia del desastre medio ambiental que estas fuerzas han venido desarrollando durante toda la historia. La voracidad de los poderosos ha ido arrasando con todo preparando lentamente el final trágico de la humanidad y de todas las formas de vida.

¿Cuántos seres humanos han muerto producto de las guerras, del armamentismo, el genocidio, el hambre, la miseria, la destrucción medio ambiental y de enfermedades curables? ¿Cuántos pueblos han sido asesinados como consecuencia del colonialismo, el neocolonialismo y el imperialismo? ¿Qué tipo de libertad y democracia nos ofrece el capitalismo cuando estas son reservadas para los más ricos y poderosos del mundo mientras la muerte y la opresión es impuesta para los pueblos pobres del mundo?

Antes que las contradicciones inter imperialistas se comenzaran a presentar más agresivamente, el mundo se estremecía por informes científicos que anunciaban el pronto fin de todas las formas de vida, que anunciaban una crisis y emergencia climática sin precedentes y que ponía al borde del precipicio al conjunto de la humanidad y en una caída libre sin retorno a menos que se cambie la matriz productiva. La emergencia hídrica comenzó a ser parte de la conciencia humana. Chile se alzaba como uno de los países más afectado por la sequía y escases del agua teniendo a casi el 50% de su territorio bajo dicha emergencia.

Todo esto se responsabilizaba al productivismo, al extractivismo y a la voracidad de los trabajados de libre comercio. En palabras de décadas pasadas, eran todas consecuencia del saqueo, del intercambio desigual, de la dependencia de los países subdesarrollados al imperialismo, como consecuencia del neocolonialismo. Algunos llegaron a plantear la teoría del descrecimiento, otros el ecosocialismo y el ecoanarquismo mientras que los más claros continuaron levantando el anti imperialismo y la liberación definitiva de los pueblos.

Las nuevas ONGs de la mano del progresismo transformaron la defensa del medio ambiente y de todas las formas de vida en jardinería. Ocultaron los efectos nefastos del capitalismo-imperialista imponiendo aquello del “capitalismo progresista”, el “capitalismo verde”, las políticas de sustentabilidad, del reciclaje, de un ecologismo no capitalista ni anti imperialista. Quisieron convencernos a todos que sí existía un imperialismo bueno y un imperialismo malo, así como un a capitalismo bueno (progresista y verde) y un capitalismo malo (salvaje) y en ese discurso falaz quisieron convencernos que era posible cambiar todo dejando todo igual.

La nueva guerra de la OTAN-UE-Ucrania y Rusia, la presentan ahora como el “Armagedón” pero ¿acaso la humanidad no ha vivido siempre en su propio Armagedón? ¿Dónde quedaron las guerras y genocidios anteriores? ¿Dónde quedó Hiroshima y Nagasaki? ¿Dónde quedaron las armas químicas en Viet Nam? ¿Dónde quedaron los millones de muertos pasados y presentes por quienes hoy se levantan como defensores de la vida y de la paz mundial?

El imperialismo se ha mostrado cada vez con más crudeza desde el derrumbe de la Unión Soviética, quedó libre, sin contrapeso y su bestialidad se ha ido desarrollando en la misma medida que su propia fuerza se ha ido expandiendo y entrando en contradicción consigo mismo. Siria, Libia, Irak, Afganistán, Kurdistán son los propios armagedones en ese lugar del mundo. Las guerras en África, la miseria en India, Bangladesh, Paskistán…la guerra en la ex Yugoslavia no fue muy diferente que la actual guerra en Ucrania. Si no lanzan siempre misiles y si no amenazan siempre a la humanidad con armas de destrucción masiva, con bombas atómicas o de mucho más poder, lo hacen mediante las firmas de los tratados de libre comercio, mediante el saqueo que ahora adquiere el nombre de TPP 11. Ayer fue el NAFTA / ALCA, “América para los americanos”, la Doctrina Monroe, y un largo etc. y después fue la Aldea Global, la globalización, el neoliberalismo, la economía soclal de mercado. Vistieron al monstruo del Armagedón con diferentes ropajes, lo hicieron más atractivo. Lo pusieron progresista, new age, posmoderno. Anunciaron el fin de la historia y de las ideologías. Levantaron el puño y la rosa. Quisieron hacernos creer que la socialdemocracia era la solución. Que bastaba con cambios constitucionales, legales y con una nueva constitución. Y con todos esos “beneficios” del capitalismo socialdemócrata y a pesar de todos los Estados Social de Derechos, de Bienestar ahora según ellos mismos estamos cerca del colapso humanitario-civilizatorio producto de la destrucción medioambiental y cercanos al Armagedón nuclear, entonces, ¿en qué quedamos? ¿No era el pos mundo soviético el reino definitivo de la libertad, del progreso humano? ¿Es este el paraíso que nos ofrecían los poderosos? ¿El paraíso que nos lleva a fin de todas las formas de vida? ¿Al fin final, definitivo?

Si estamos al borde del precipicio, si hemos estado caminando en una ruta fatal sin retorno, si avanzamos al fin definitivo de la mano de la última guerra nuclear y si ya no nos queda mucho tiempo, entonces, ¿no sería bueno levantar, alzar las armas contra el imperialismo, contra el neocolonialismo en una actitud clara y frontal por la defensa definitiva de la vida, y de todas sus formas? Si ya no nos queda nada y estamos a punto de perder todo, ¿no sería mejor alzar el grito de ¡armagedón o anti imperialista! ¡humanidad o muerte! ¡socialismo o barbarie!? Para qué darnos tantas vueltas.

Hoy, este país, Chile que se encuentra con la mitad de su territorio con crisis y emergencia hídrica, avanza a su propio precipicio, a su propio Armagedón, a su propio Apocalipsis. Avanza a pasos agigantados a firmar el TPP 11, a la destrucción definitiva de lo poco que queda, a entregar la soberanía mínima que quedaba y a entregar los restos de nuestros recursos que queda en “nuestras” manos. Chile ya no será completamente privatizado, ya ha firmado 60 tratados de libre comercio, sino ahora será completamente neocolonizados.

Los progresistas, los perros falderos del gran capital, habrán cumplido con su cometido: engañar al pueblo, presentarse como “izquierda”, concepto que da para cualquier cosa, y poner al conjunto del pueblo y de los trabajadores al borde de su propio colapso, en riesgo sus propias vidas, pero no importa, el próximo año el mismo pueblo neocolonizado y genocidiado concurrirá como borrego a votar por una nueva constitución. Le habrán vendido la última ilusión, cuál es, que se puede vivir dignamente en la mierda, en la miseria, y se puede ser feliz al borde del abismo, donde el agua y el aire puro, una vida humana son cosas irrelevantes. El que pierda el equilibrio, al borde, se lanzará y perderá su vida pero eso tampoco importa, dirán “que fueron factores personales, debilidades humanas que lo llevaron al suicidio”.

 

                                

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )