CHILE. BORIC ES UNA VERGÜENZA PARA AMÉRICA LATINA

CHILE. BORIC ES UNA VERGÜENZA PARA AMÉRICA LATINA
Compartir con redes sociales

Nuevamente Boric se saca la máscara y muestra su esencia reaccionaria, injerencista y su condición de perro faldero del imperialismo. Cual perrito poodle amaestrado salta en dos patas jadeando ante los silbatos y premios de su amo.

Fue en el contexto de la Asamblea General de la ONU donde al igual que su antecesor, Sebastián Piñera y siguiendo la misma política exterior injerencista de la Concertación, se encargó de humillar y agredir, a intervenir, en los asuntos internos de los pueblos de Venezuela y Nicaragua.

Con su soberbía acostumbrada levanta la voz sobre la “crisis humanitaria” en Venezuela, sobre los “prisioneros políticos” en Venezuela y Nicaragua y sobre las violaciones a los derechos humanos en esos países. Como si hablara el niño Jesús en persona, Boric habla desde el pedestal moralizador como si en su propio país, y desde su propio gobierno, se respetaran los derechos humanos y las condiciones básica para un juicio imparcial. Nada de esoLa promesa de campaña y también desde que era diputado fue la liberación inmediata a los presos políticos de la revuelta y para ello los progresistas elaboraron un proyecto de ley para dichos efectos, proyecto que hasta ahora no avanza y lo que es peor más de 1000 personas siguen siendo privados de libertad. Pero aparte de eso, la cobardía y falta de honestidad ha hecho que Boric les niegue la calidad de presos políticos a los detenidos en el estallido social como también se los niega a los presos políticos mapuche, anarquistas, al ex Comandante Ramiro, Mauricio Hernández Norambuena, y al ex Comandante Emilio, Raúl Escobar Poblete estos últimos ex integrantes del grupo guerrillero Frente Patriótico Manuel Rodríguez, FPMR.  

Nada dice sobre la militarización del Wallmapu, del desarrollo de una estrategia militar contra el Pueblo-Nación Mapuche donde se ha introducido el concepto militar de “Macro Zona Sur” para designar los territorios mapuches en lucha, y donde ha impuesto el Estado de Excepción desde marzo cuando asume como presidente. Guarda silencio también la reciente detención del vocero de la Coordinadora Arauco-Malleco junto a otros comuneros y dirigentes.

Tampoco dice alguna palabra sobre la brutal represión que han sido objeto estudiantes secundarios, adolescentes, desde que estos reiniciaran las protestas por sus justas demandas convocadas por la Coordinadora de Secundarios Revolucionarios, CSR. La brutalidad y terrorismo policial han estado presente en cada una de las manifestaciones que se han realizado bajo su gobierno y que también se verifica en el allamiento policial que víctima el colegio Instituto Nacional Barros Arana, INBA.

Pero lo que se encuentra también ausente en su monserga sobre los derechos humanos es que tampoco se refiere a la prisión política en los Estados Unidos donde militantes puertorriqueños y latinos, afroamericanos, indígenas purgan años de cárcel en forma injusta. Nada dice sobre el caso de Leonard Peltier, sobre Abdulá Ocalán, sobre el genocidio del pueblo Kurdo, sobre la represión llevada a cabo en Turquía por Erdogan, sobre las cárceles clandestinas que EEUU mantiene a lo largo y ancho de Europa donde esos gobiernos guardan silencio cómplice. Nada dice sobe las decenas de bases militares yankis en América Latina y una larga estela de crímenes contra la humanidad, de genocidio dejado por el colonialismo, el neocolonialismo y el imperialismo. Sobre sus amos guarda silencio.

Boric fracasa en su intento de hacer un discurso para la historia. Intenta infructuosamente de ser reconocido y ovacionado al igual que el Che Guevara y el comandante Fidel Castro entre otros dirigentes que fueron capaces de enfrentar al imperialismo en ese foro internacional. Pero que más se puede pedir si su partido y el Frente Amplio mantiene relaciones estrechas con la socialdemocracia y con las transnacionales. Es poco o nada lo que se puede esperar salvo más de los mismo, es decir, de una Concertación y Nueva Mayoría de nuevo cuño, una socialdemocracia de reemplazo cuyo único fin es revalidar el capitalismo-neoliberalismo ante el pueblo bajo una caricatura de nueva constitución donde el soberano, el pueblo, poco o nada tendrá de injerencia manteniendo su condición de comparsa ante la salida burguesa a la crisis del capitalismo en Chile. Por algo, ante la respuesta venezolana, la derecha pinochetista-fascista salió raudamente en su defensa. Boric es simplemente una vergüenza.

ASÍ SE HABLA

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )