CHILE: ¿QUÉ VIOLENCIA ES LEGÍTIMA? ¿ESTA SÍ Y LA OTRA NO?

CHILE: ¿QUÉ VIOLENCIA ES LEGÍTIMA? ¿ESTA SÍ Y LA OTRA NO?
Compartir con redes sociales

¿Qué es la violencia? ¿Cuál violencia es legítima e ilegitima?

Complicada situación si consideramos que en Chile existe monopolio de la fuerza localizada tanto en las fuerzas armadas y policiales donde la explotación del hombre por el hombre como la propiedad privada sobre los medios de producción, que deriva en la concentración de la riqueza y del poder, constituyen las violencias originarias.

Pareciera ser que por el sólo hecho de la existencia del imperio del derecho burgués (constitución y leyes) y por la sola existencia, también, del Estado Burgués, todo lo que ocurra, aunque sea violentamente, desde ese Estado mismo, pareciera que no es violencia sino el ejercicio legítimo del Estado a través del gobierno de turno por imponer el “orden y el respeto a la ley o Estado de Derecho”. Por algo existe ese monopolio de la fuerza y de las armas. En definitiva, el ejercicio de la violencia por parte del Estado, en general, es legítima y aquella ejercida por el o los pueblos es ilegítima por cuanto rompería el imperio de la ley, del derecho.

Este ha sido el debate en relación al indulto para los presos políticos de la revuelta que llevan 2 años encarcelados injustamente como aquellos los presos políticos mapuche que antes de la revuelta vienen purgando condenas y juicios injustos. Y este debate se ha acentuado aún más al conmemorarse el 2º año del estallido social donde fueron detenidos 450 personas, donde se produjeron enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas policiales-terroristas y donde también se produjeron saqueos a tiendas comerciales, bancos, farmacias y supermercados.

Para los políticos progresistas que han tramitado y demorado el indulto que se tramita para liberar a los presos de la revuelta del 2019 los hechos derivados del 2º aniversario no sería una violencia legítima (la otra según ellos tampoco lo fue) de ninguna forma y los nuevos presos no podrían obtener indulto alguno ni ahora, ni después ni nunca. Pero, ¿por qué los nuevos detenidos, presos y/o procesados no podrían ser considerados presos políticos y acceder a un nuevo proyecto de indulto? ¿qué es lo que los diferencia?

La diferencia esencial sería nada más ni nada menos que el contexto político y no las causas que originan una u otra reacción del sectores del pueblo ante las condiciones de miseria reinante. Del primer estallido se derivó a la Convención Constitucional, y lo nuevos hechos derivarían en…..¿¿¿¿???? Esa sería según ellos la diferencia.

De lo anterior la clase política salta a aquello de “condenar la violencia venga de donde venga”, y de condenar “el uso de la violencia como herramienta política ya que estamos dentro de una democracia”. Todos los candidatos incluyendo los de la “izquierda” adhieren a ese discursillo emitiendo declaraciones ambiguas y oportunistas. Pero, nuevamente, salta a la palestra ¿qué es la violencia?

Según el Triángulo de la Violencia, (Johan Glatung) la violencia tiene tres formas de expresarse:

El triángulo de la violencia es un concepto introducido por Johan Galtung para representar la dinámica de la generación de la violencia en conflictos sociales. Según Galtung, la violencia es como un iceberg, de modo que la violencia visible es solo una pequeña parte del conflicto. Disminuir o suprimirla supone actuar ante todos los tipos de violencia, que serían tres:

  • La violencia directa, la cual es la más visible y se concreta con comportamientos y responde a actos de violencia.
  • La violencia estructural, que se centra en el conjunto de estructuras que no permiten la satisfacción de las necesidades y se manifiesta, precisamente, en la negación de las necesidades.
  • La violencia cultural, la cual crea un marco legitimador de la violencia y se concreta en actitudes.

A menudo, las causas de la violencia directa están relacionadas con situaciones de violencia estructural o justificadas por la violencia cultural: muchas situaciones son consecuencia de un abuso de poder que recae sobre un grupo oprimido, o de una situación de desigualdad social (económica, sanitaria, racial, etc,) y reciben el espaldarazo de discursos que justifican estas violencias.

https://es.wikipedia.org/wiki/Tri%C3%A1ngulo_de_la_violencia

Si tomamos lo anterior como cierto y si consideramos que la concentración de la riqueza / poder es algo permanente y constante, como consecuencia de la sociedad de clases y del capitalismo, que perdura en el tiempo y en la historia, entonces, estamos en presencia de la violencia originaria que es directa (terrorismo de Estado, violencia policial, etc), estructural (el 1% más rico se apropia del 33% del producto interno bruto, la segregación social, un Estado opresor, etc) y cultural (racismo, patriarcado, aporofobia, xenofobia, fascismo, etc) y todas ellas interrelacionadas. Entonces, todos los detenidos, presos y procesados en estas últimas, y en las siguientes manifestaciones, deben ser considerados luchadores sociales, por ende, presos políticos y por todos ellos se debe exigir su liberación.

De lo anterior, se puede desprender que toda respuesta que se pudiera considerar como violenta que provenga desde el pueblo, no se podría considerar como ilegítima por cuanto constituyen expresiones de autodefensa contra un organismo que concentra el monopolio de la fuerza que posee un poder superior infinitamente superior (el Estado) en comparación con quienes ejercen grados de violencia en las manifestaciones. A la vez es ese organismo, el Estado, el que actúa como defensor de los intereses de la clase minoritaria y privilegiada: la clase dominante contra la clase mayoritaria, la clase dominada.  

¡Por la libertad de todos los presos políticos desde antes de la revuelta, de la revuelta del 2019 y de la revuelta del 2021!

¡Por el fin de la violencia directa, cultural, estructural y capitalista!

Para debatir más

El Triángulo de la Violencia (1)

El Triángulo de la Violencia (2)

Johan Galtung "Teoría y Práctica en la construcción de Paz, experiencias de una vida"

Johan Galtung, Los tres componentes del conflicto (actitud, conducta y contradicción)

 

 

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )