IMPERIALISMO, REVISIONISMO, CAPITULACIÓN.

IMPERIALISMO, REVISIONISMO, CAPITULACIÓN.
Compartir con redes sociales

ARGOSIS DEPARTAMENTO DE LIMA - PERÚ

INTERNATIONAL PERSPECTIVE NEWS

ALTERNATIVE COMMUNICATIONS AGENCY

Escribe: Wilfredo Mujica Contreras 

                                 

(Favor de aportar con su opinión). 

                                                   

LIMA-PERÚ, 20 de julio de 2020. 

IMPERIALISMO,REVISIONISMO, CAPITULACIÓN

       

Mientras exista imperialismo habrá revisionismo, y mientras haya revisionismo: capitulación; por eso LENIN sentencia, “el revisionismo es la avanzada de la burguesía en el seno de la clase obrera” y “no se puede combatir el imperialismo sin combatir el revisionismo”; quien combate el revisionismo combate la capitulación (incorporarse al orden establecido, ponerse al servicio de los opresores y explotadores del pueblo). Todo se da en un proceso, la capitulación comienza teniendo ilusiones en el sistema o creyéndolo indestructible, es “alistamiento” La capitulación es desgaste, pesimismo; es creer en el viejo orden y creer, que “algo se puede lograr” o conseguir… dentro del sistema; pero ese algo es migaja, limosna, como su “solidaridad”; es lo que el revisionismo siembra y no ve (o no quiere ver); que el “derecho” que “respeta a medias” la reacción, se expresa mientras no se ponga en peligro el sistema de opresión y explotación capitalista en imperialismo.

El revisionismo “revisa”, cambia principios marxistas y las ideas fundamentales, genera expectativas en el sistema caduco; siembra desconfianza y blandenguería en las fuerzas de avanzada; niega los logros, la revolución. Con el cuento que “los tiempos han cambiado” (¿cuándo no cambian si todo está en constante movimiento?) elucubra con “libre pensamiento” de “intelectual” pequeño burgués; trafica y cuestiona. A partir del espacio “cómodo” que encuentra, trabajando en alguna ONG, (v.g.), dispara sueños… Comencemos por el principio: el imperialismo, fase superior del capitalismo, es agonizante, se encuentra en crisis y descomposición, en lenta agonía, pero inexorable muerte. El revisionismo, sobredimensiona las fuerzas de la reacción y le da respiro, ayuda a prolongar esa agonía.

En las condiciones actuales, antesala de la tercera guerra mundial a la que nos han traído EEUU y China, en la bipolaridad por un nuevo reparto del mundo; el primero pretendiendo conservar su primacía y el segundo, por el control de mercados y un nuevo reparto; se enfrentan usando todo: guerra comercial y arancelaria; amago y confrontaciones en el Medio Oriente, en América Latina en Bolivia y Venezuela…; uso de las epidemias; ahora, el “plan de anexión” de territorios de Cisjordania de Palestina a Israel… generan miedo, capitulación.

 

Así como en condiciones difíciles, se pone en juego el temple de las personas, se pone en juego su resistencia, la capacidad de combate a partir de uno mismo en las ideas, y en conjunto, contra el sistema; porque, no se debe olvidar que lo interno es lo determinante mientras lo externo, condicionante; y lo interno es lo que cada quien tiene dentro de sí como concepción e ideología; la filosofía que se abraza: es la clave para resistir y seguir firme en la necesidad de transformar el mundo al servicio de la humanidad.

 

Cuando la convicción se debilita o vuelve anémica, se desfallece: se enferma; y el revisionismo es una enfermedad, como el izquierdismo. Ambas en sus extremos se juntan, y repercuten en el pueblo, lo dividen para que se aleje y no luche, o se ponga a la cola de una de las facciones de la gran burguesía, generando pesimismo; lo que debilita la organización fundamental de la clase y la vanguardia que necesita el pueblo, para liberarse de la opresión y explotación. Por eso, combatir el revisionismo es una necesidad para la clase y el pueblo.                          

LIMA, 20 de julio de 2020.

TAGS

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )