¿QUÉ PASA EN ARGENTINA? Y LA IRRUPCIÓN POLÍTICA DE LA CLASE OBRERA

¿QUÉ PASA EN ARGENTINA? Y  LA IRRUPCIÓN POLÍTICA DE LA CLASE OBRERA
Compartir con redes sociales

¿QUÉ PASA EN ARGENTINA?

Los efectos de la profunda crisis económica y social repercuten directamente en la crisis política de todo el arco de la burguesía monopolista. En las bases trabajadoras las preocupaciones centrales pasan por el marcado deterioro de las condiciones de vida y de trabajo. Importantes sectores de la producción y de los servicios, tanto privados como estatales, llevan adelante luchas atravesadas, principalmente, por las demandas salariales.

En un marco de crisis mundial que analizamos en otro artículo de este periódico, debemos analizar las políticas que viene aplicando el gobierno del Frente de Todos. Y las que se propone seguir aplicando.

En el seno del gobierno, y de la oposición también, se entrecruzan los intereses de las facciones del capital en una carrera desenfrenada por el posicionamiento de tales capitales en la guerra interimperialista mundial.

La necesidad de centralización y concentración de capitales a nivel planetario explica que en lo que va de la administración del gobierno peronista el flujo de los mismos a los centros imperialistas haya sido constante. Entre diciembre de 2019 y julio de 2022 el superávit comercial ascendió a 35.000 millones de dólares; de ese monto, apenas 5.800 millones quedaron en las arcas de las reservas del Banco Central dado que la política de esa entidad fue proveer dólares baratos al sector privado para, fundamentalmente, cancelación de deudas. Además de los desembolsos que favorecieron a los tenedores de deuda, tanto de índole privada como pública.

La aspiradora de dólares puesta en funcionamiento por los capitales concentrados en el mundo tuvo en el gobierno de los Fernández una conducta propia de la clase que representa. Cuando la vicepresidenta Kirchner se refiere a la “economía bimonetaria” omite citar estos datos dado que desarman cualquier discurso que se pretenda “progresista” y defensor de los intereses del pueblo trabajador.

A ello hay que agregarle el ajuste permanente que significan los niveles de inflación que han servido para la licuación permanente de los ingresos de la población asalariada, tanto activa como jubilada. En ese escenario las ganancias de las empresas de la producción y las finanzas han sido exorbitantes. Otro elemento para paliar los efectos de la crisis mundial por parte de las trasnacionales que dominan las decisiones del Estado en la Argentina. A pesar que los índices oficiales de desocupación siguen una tendencia a la baja, tales índices (siempre mentirosos) no toman en cuenta a importantes sectores de la población que ya están fuera de cualquier medición y que sobreviven con los miserables subsidios estatales y la realización de trabajos denominados “changas”, siempre inestables. Al mismo tiempo la creación de nuevos puestos laborales se da en el marco del achatamiento salarial logrado en todos estos años, cuando en los sectores registrados y en blanco, mayoritariamente, se sobrevive con sueldos por debajo de la línea de pobreza. Baja salarial, aumento de la productividad vía ritmos de trabajo agobiantes, imposición de horas extras para cubrir en parte la baja del poder adquisitivo de los salarios, inflación desbocada. Un programa hecho a la medida del capital monopolista.

Los efectos de la profunda crisis económica y social repercuten directamente en la crisis política de todo el arco de la burguesía monopolista.

Si de entrada se pudo apreciar que las intentonas por utilizar el atentado a la vicepresidenta como un factor de “unidad nacional” tenían vuelo corto en las preocupaciones de las masas asalariadas, el correr de las semanas ratificó plenamente esa apreciación

En las bases trabajadoras las preocupaciones centrales pasan por el marcado deterioro de las condiciones de vida y de trabajo. Lo que pasa por “arriba” (causas judiciales incluidas) es el microclima que viven los representantes de la clase dominante, no lo que las masas explotadas y oprimidas tienen como prioridad.

Como venimos sosteniendo la etapa de resistencia, con alzas y bajas, no cesa. Importantes sectores de la producción y de los servicios, tanto privados como estatales, llevan adelante luchas atravesadas, principalmente, por las demandas salariales.

En este cuadro se destacan algunas experiencias en la que se va consolidando una experiencia de lucha y organización que está marcada por la creciente y decidida participación de las bases obre- ras, como contrapeso a las imposiciones y manejos burocráticos de las direcciones sindicales de todo pelaje.

Así se manifiesta en la intensificación del conflicto en las fábricas de neumáticos y en el del sector vitivinícola, principalmente en la provincia de Mendoza.

Con diferentes características y experiencia concreta, lo que sí se puede ver como una coincidencia entre ambos es el proceso que importantes sectores de las bases obreras van realizando tomando en sus manos iniciativas y decisiones que van en contra de las direcciones sindicales. Comienza a apreciarse una conducta clasista que, en los hechos, imponen nuevas dinámicas y condiciones al enfrentamiento.

Destacamos estos dos ejemplos pues deben verse como un proceso que atraviesa a toda la clase obrera. Por supuesto que, con un desarrollo desigual y combinado, pero que va ratificando no sólo la etapa de resistencia que se atraviesa sino también que en dicha etapa las experiencias van avanzando en calidad, en nuevos niveles de conciencia y de organización independiente. En definitiva, un proceso de recomposición de las fuerzas obreras luego de décadas de estar sometidas por la ideología y las herramientas de la burguesía. Ese proceso de recomposición aumenta las responsabilidades y tareas indelegables de nuestro partido y destacamentos revolucionarios dispuestos a jugar su papel para que la clase de vanguardia avance hacia nuevos niveles de enfrentamiento clasista.

Hoy más que nunca, además de participar activamente en las luchas por las reivindicaciones de las amplias masas obreras, es indispensable:

Dotar a las mismas de la ideología de su clase, el marxismo leninismo, para aportar al crecimiento de la conciencia revolucionaria.

Sostener a rajatabla la independencia política de clase en cada posición a asumir y librar una batalla política e ideológica intransigente contra las fuerzas populistas y reformistas que actúan.

Simultáneamente, impulsar iniciativas de acción y organización que promuevan la amplia participación de las bases trabajadoras en los conflictos, sin delegar el poder de la organización y la lucha en ningún aparato sea sindical o partidario.

Confiar plenamente en la capacidad transformadora de la acción independiente de tales iniciativas y de las mencionadas bases obreras, aun cuando en principio tales propuestas sean tomadas por un grupo minoritario, dado que la experiencia viene marcando que el sostenimiento de conductas de independencia política genera cada vez más simpatía y adhesión en la medida que se llevan a la práctica. Contemplar desde el papel de la militancia revolucionaria todos los aspectos de la lucha económica de las masas obreras, pero siempre teniendo como norte el avance hacia niveles de enfrentamiento político por lo que la agitación y la propaganda, el de- bate franco y abierto sobre en qué marco nacional e internacional se da la contienda clasista, es tan necesario como votar una medida de fuerza.

En ese conjunto de responsabilidades y de actuación militante, la tarea de incorporar al partido a las obreras y obreros que se destaquen por su conducta, su apego las prácticas de la democracia obrera junto a sus pares, el interés por tomar en sus manos la ideología y la política de su clase, es una necesidad impostergable en el camino de la construcción del partido de la clase obrera que avance en estar en condiciones de asumir la dirección política de la revolución.

Para seguir leyendo

Partido Revolucionario de los Trabajadores. PRT, La irrupción política de la clase obrera en el plano nacional

https://prtarg.com.ar/2022/09/30/por-la-irrupcion-politica-de-la-clase-obrera-en-el-plano-nacional/

Para seguir leyendo

El Combatiente, Nº 1144

EC-1144-Sep-2022-A4-Color_optimize

La Comuna, Nº 122

LC-122-Agosto-2022-A4-Color

Hablemos claro, 2022, agosto 3

https://prtarg.com.ar/2022/08/03/hablemos-claro-columna-politica-del-prt-16/

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )